Flores de Bach para ayudar durante la menopausia

La menopausia es uno de los momentos más críticos de toda mujer pues supone decir adiós al proceso reproductivo y a diversos cambios físicos que pueden afectar de manera más o menos considerable a su estado emocional. En nuestra sociedad se da demasiada importancia a la edad cronológica de cada persona, no se valora la experiencia sino la juventud, y existe la sensación generalizada de que una mujer deja de ser valiosa, atractiva, interesante, cuando sufre la menopausia.
Nada más lejos de la realidad, pero estos clichés afectan negativamente en la aceptación del propio cuerpo, de los cambios que se producen, que no tendrían por qué ser negativos sino más bien naturales y asumidos con equilibrio.

¿Cómo puede ayudar la terapia floral en estos casos?

Manzano silvestre (Crab Apple): si existe sensación de impureza, estar a disgusto con el propio cuerpo.

Mostaza (Mustard): para la tristeza y la melancolía.

Acebo (Holly): para la desconfianza, el dolor emocional cuando se siente envidia, celos del cuerpo de otras mujeres. También es útil con los sofocos.

Achicoria (Chicory): permite aceptar el cambio, desprenderse del poder reproductivo, de la función de los ovarios.

Violeta de Agua (Water violet): cuando se siente la necesidad de esconderse, de aislarse en exceso.

Alerce (Larch): da impulso, autoconfianza en el propio cuerpo, en la propia valía.

Scleranto (Sclerantus): esta flor es perfecta para los cambios emocionales, la inestabilidad emocional. También ayuda en los desarreglos menstruales.

Nogal (Walnut): es la flor por excelencia de los cambios, ayuda en la aceptación de la nueva etapa de la vida.

Mimulo (Mimulus): si existiera miedo ante la nueva situación o los síntomas asociados a ella.

Impaciencia (Impatiens): perfecta cuando existe irritabilidad, impaciencia.

Estrella de Belén (Star of Bethelem): es la flor del trauma, perfecta si se vive el proceso como algo traumático.

Haya (Beech): si existiera intolerancia hacia el propio cuerpo o hacia los demás.

Madreselva (Honeysuckle): flor de la melancolía. Si existe demasiada añoranza por la juventud pasada. Ayuda a desprenderse de la imagen del cuerpo joven que se va.

Rosa silvestre (Wild Rose): cuando existe falta de interés en las circunstancias presentes, resignación o apatía. Devuelve la alegría y también es muy útil en la falta de deseo sexual.

Olivo (Olive): para la falta de energía, el sentimiento de astenia psíquica.

FLORES DE BACH PARA LOS ESTUDIANTES

La vida del estudiante es dura, requiere esfuerzo y concentración.
A menudo cuando nos ponemos a estudiar la mente se pierde y centramos nuestra atención en lo que nos apetece cenar, o lo que vamos a hacer el fin de semana ,o incluso pensamos en problemas que nos preocupan. Es más fácil evadirse y perderse en distintos asuntos que centrarse en la tarea que nos corresponde.

Las Flores de Bach son efectivas para infinidad de cosas, una de ellas es ayudar a los estudiantes a mejorar el aprendizaje y la memoria.

Sobre todo en épocas de examen las Flores de Bach resultan de gran utilidad tanto para niños en edad escolar como para universitarios.

Las esencias florales útiles para estudiantes son:
Clematide: ayuda a ver cuál es el objetivo, manteniéndonos en el presente. Esta flor proporciona concentración.
Olmo: es efectiva para el cansancio por el estrés que generan los exámenes. Nos mantiene en forma para no rendirse y seguir
Genciana: es ideal para los estudiantes que se decepcionan fácilmente ante un suspenso que no esperaban o una recuperación que no aprueban. Ayuda a ser positivo y optimista.
Alerce: aumenta la autoestima y la confianza en sí mismo. Es la esencia adecuada para alcanzar el objetivo propuesto”Aprobar”
Mimulo: Ayuda a perder el miedo a no aprobar. Adecuada en un examen decisivo, para aumentar la seguridad en nuestras posibilidades.
Olivo: Nos ayuda a estar activos durante muchas horas continuadas de estudio, ideal cuando estamos cansados.
Ceratostigma: se recomienda para los estudiantes incapaces de decidir que estudios van a hacer, no saben elegir su camino en los estudios.
Castaño de Indias: ayuda a aclarar la mente y seleccionar conocimientos, cuando crees que no eres capaz de memorizar o entender nuevos conceptos.
Hojarazo: proporciona fuerza y voluntad para ponerse a estudiar.

Pueden tomarse durante cualquier época del año en que el estudiante se sienta fatigado.
Tened en cuenta que las esencias son personalizadas y es el terapeuta quién mejor aconsejará sobre la mezcla más adecuada a cada uno.
No sirve “tomarse las gotas” y esperar que todo sean aprobados. Lo que si tenemos asegurado es un tiempo de estudio aprovechado y en condiciones físicas y emocionales más adecuadas para, la época de exámenes. Es decir, optimizaremos el estudio sacando mayor provecho del esfuerzo realizado.